Primer embarazo ectópico

18:40

test embarazo ectópico
Fotografía de Daniel Lobo


En 2011 tuve un embarazo ectópico izquierdo que fue tratado con una dosis metrotexato. Fue muy duro, porque tardaron mucho en ver qué pasaba, en diagnosticar qué pasaba.
La alegría por el test de embarazo positivo duró poco porque a los dos días empecé a sangrar. Fui a urgencias y allí me dijeron que el útero estaba vacío y que seguramente era un aborto bioquímico y que estaría "limpiándome" unos días. Podéis imaginar el dolor y la cantidad de lágrimas derramadas en los días posteriores.
Sin embargo, empecé a mosquearme cuando pasó más de una semana y yo seguía sangrando (de hecho más que antes) y los síntomas de embarazo seguían. Volví a urgencias y allí me dijeron lo mismo, que el útero estaba vacío y estaba limpiándome, que a veces algunas tardábamos más.
Yo estaba segura de que algo pasaba, y a los días volví a urgencias al ver que seguía igual. Tuve que aguantar que me trataran de loca, histérica y comentarios del tipo "asúmelo, ya vendrá otro"
Al final, tras muchas vueltas, en una de esas visitas una doctora muy joven dio con ello, el embrión estaba en la trompa izquierda. De nuevo una desilusión enorme cuando me dijeron que no había forma de que el embarazo fuera viable y que había que interrumpirlo, así que unas semanas después decidieron empezar con el tratamiento.
No voy a entrar en detalles de los efectos secundarios que me provocó (a no ser de que haya alguien en la misma situación y sienta curiosidad) pero lo vieron en la semana 9 y estuve embarazada hasta la semana 11.

Esto realmente me cambió, a mí y a mi vida en general.
De hecho dejé a mi ex, me fui de casa, había demostrado ser una persona distinta a lo que yo esperaba durante todo este proceso.
Me tomé un tiempo de pausa.

You Might Also Like

0 comentarios

Twitter

Pinterest

Vuestros favoritos este mes