Histerosalpingografía - Mi experiencia

5:30

Histerosalpingografía, histero, embarazo, bebé, pruebas médicas, contraste, radiografía, ser madre
Ésta es mi prueba. En el lado derecho el contraste pasa correctamente y en el lado izquierdo no hay trompa por la extirpación. Se aprecia también el cuello del útero ladeado hacia la izquierda.


Pedí que me hicieran esta prueba desde que tuve mi primer ectópico, no quería arriesgarme a pasar por otro embarazo así, pero los médicos me aseguraron que no era necesario. Me dijeron que un embarazo ectópico en alguien de mi edad seguramente había sido mala suerte, pura casualidad, que el embrión había parado su recorrido en ese punto, pero que no le diera importancia.
Pregunté a varios, tanto de la Seguridad Social como de gestión privada, y todos estuvieron de acuerdo, así que al final me dejé convencer.
Cuando tuve el segundo y me operaron de urgencia para extirparme la trompa volví a pedir la prueba. Esta vez solo me quedaba una y no estaba dispuesta a empezar la búsqueda sin esa prueba, me daba igual las vueltas que tuviera que dar.
Parece increíble, pero seguían negándome la prueba. Me cité con CINCO ginecólogos distintos y solo uno de ellos me mandó la prueba.
¿Qué más hay que pasar para que te la hagan? Me enfadé muchísimo, lo pasé muy mal, lloré durante días hasta que me la mandaron.



¿En qué consiste?

Son una serie de radiografías de la zona del útero y las trompas tras la introducción de un contraste con tinte para poder verlas mejor.

Con esta prueba veremos si las trompas son permeables o no, si tenemos una obstrucción o no.
Como dato curioso, muchas mujeres se quedan embarazadas después de esta prueba ya que si hay obstrucción leve puede que durante la prueba se "limpie" y deje vía libre donde antes no la había.


La histero se debe hacer en unos días específicos del ciclo para asegurarnos de que no exista un embarazo. También te recetan antibióticos para que tomes antes, durante y después de la prueba para evitar una posible infección al manipular la zona.
Se hace en una sala de radiología, sobre la misma camilla en la que nos hacen las radiografías. A través de una sonda introducida por el cuello del útero inyectan el contaste y llenan de él las trompas y el útero.
Luego hacen varias radiografías.


Mi experiencia.
Mi ginecólogo me dio el volante y me explicó que tendría que llamar a la clínica (ellos no lo hacían allí) el mismo día que me bajara la regla, o pasarme directamente.
En mi caso me pasé por allí ya que no me venía mal y me hicieron pasar enseguida a una primera consulta donde una enfermera me hizo bastantes preguntas relacionadas con mis ciclos y antecedentes de embarazos.
Después de hacer la ficha me dio la receta del medicamento que tendría que tomar para la prueba y ya dejamos la cita cogida.
Me dieron para hacerla el día 11 de ciclo. Recomiendan hacerla entre el día 5 y 10, pero no pusieron problemas a hacerla el 11.
Me recetaron Buscapina (que es un relajante muscular para que el cuello del útero no opusiera resistencia), para tomarlo el día de antes de la prueba, ese mismo día y el día después. En mi caso no me mandaron antibiótico. También me recomendaron que fuera con la vejiga vacía y a poder ser hubiera ido al baño antes, para estar lo más vacía posible.

El día de la prueba iba nerviosa perdida, me habían dicho que dolía, además había pedido permiso en el trabajo para salir antes y llegar a tiempo, y no me gusta naaaaada ir pidiendo favores. Llegué corriendo y el corazón se me iba a salir por la boca, así que tuve que tomarme medio Lorazepam para intentar calmarme.
Cuando me llamaron me hicieron desnudarme y me dieron la típica bata de hospital, pero transparente, de papel malo (vamos, que para eso mejor voy desnuda, porque lo que es tapar…)
Me tumbaron en la camilla de rayos y aquí empecé a sentirme como un pelele. El doctor me dijo que no me moviera nada, que ellos me moverían cuando hiciera falta.
Cogiéndome de los tobillos me llevó a la parte baja de la camilla para que pudiera poner las piernas en el estribo, me pidió que me relajara y él introdujo el catéter por el cuello del útero y empezó a introducir el contraste.
Me noté hinchadísima, como cuando retienes la orina durante muchas horas.
Me pidió que estirara los brazos por encima de la cabeza y cogiéndome de las muñecas me volvió a colocar en el centro de la camilla.
Hizo varias radiografías y pidió a la enfermera que introdujera más contraste. Aquí ya me empezó a molestar bastante. Me pidió que moviera la cadera de un lado a otro y siguió haciendo radiografías. Pidió más contraste y ya sentí bastante dolor.
Entonces parece ser que se le encendió una bombilla… y me preguntó si estaba operada, y corriendo le dije que sí, que no tenía trompa izquierda. Su respuesta fue "ya decía yo".
Dejó de meter contraste, volvió a bajarme hasta el estribo y me sacó la sonda mientras me daba una compresa enorme para que absorbiera el contraste y me mandaron a vestirme.
En ese momento me sentí mal, no por la prueba en sí, pero sentí que no me hacían caso. Que la trompa estaba extirpada lo ponía en mi ficha, ficha que hizo la enfermera el primer día, ficha que llevaba él en la mano cuando entró a la sala de rayos. ¿De adorno? Si no se la leyó, en fin…
Podría haberme ahorrado algo de dolor, pero no me quejo demasiado. Ya está hecho.
La prueba salió bien, y estuve sangrando solo un par de horas, que ya me avisaron que sería normal

Pedid la prueba si habéis tenido algún problema antes. Cuanto mejor nos miren mejor.

You Might Also Like

0 comentarios

Twitter

Pinterest

Vuestros favoritos este mes